Mis Pequeñas Cosas

jueves, 21 de marzo de 2013

VER EL PARTIDO DE FÚTBOL



¡¡¡Ver el partido de futbol!!!


......................El  vallado del campo de fútbol finalizó  en el  año 1958,y  para acceder  al mismo,  comenzó a  cobrarse una
entrada,que algunas familias no  podían costearse por las  necesidades de familia numerosa  u otros menesteres. En  la
década de  1960 numerosos  aficionados acudían  hasta el  campo municipal. Grandes colas  se formaban alrededor de las
taquillas.Los menos afortunados se reunían en torno al cabezo del pilón,y desde allí ,observaban el partido con la  única
desventaja, de que no podían ver los goles en la portería más cercana. Otra forma de ver el partido consistía en subirse a
los eucaliptos que rodeaban el  campo de fútbol,así muchos aficionados,en  su mayoría jóvenes pertenecientes a  familias
numerosas,accedían hasta  estos enormes  eucaliptos para  ver "in  situ" las  evoluciones de extraordinarios futbolistas
locales,como el gran delantero Francisco "Durillo", la labor incansable en el centro del campo de Simón  Ponce,surtiendo
de balones a la  delantera,las incursiones por la  banda de Ramirez,para colocar  el balón en la  cabeza de "Durillo" la
genialidad de Juan "Repión" un extraordinario estilista,elegante y distinguido futbolista que pudo haber fichado por  el
Real Madrid. Otra forma de acceder al campo de fútbol  es la que describo en la ilustración que acompaña al  relato,para
ello se accedía por  la parte trasera del  campo,la zona próxima al  marcador,desde allí se taladraban  los ladrillos de
gafas que reforzaban el  muro,para acto seguido introducir madera por los orificios  a modo de escaleras  y poder saltar
hasta el interior. La directiva del club,  consciente de dichos actos tomó la  decisión de engrasar los eucaliptos y  muros
para que no se accediera a ver el partido de manera "gratis". Ya por último otra forma legal de acceder al campo era  la
de recoger los balones que salían fuera del mismo,impulsado la mayoría de veces por jugadores del equipo contrario y por
algún que otro jugador local que no quiero  mencionar,pero de forma indirecta hacía un favor a la  gran mayoría
de chavales que se reunían tras  los muros, dispuestos a recoger los  balones. Hoy día recordamos con nostalgia  aquellos
años,cuando nos asomábamos hasta las inmediaciones para ver  si estaban puestas las banderas , señal inequívoca  que nos
indicaba que ese domingo habría fútbol.  Recuerdo también cuando los domingos me  desplazaba hasta la casa de mi  abuela
Romana,en la calle Alicante,a finales de la década de los sesenta,el estruendo que se formaba cuando el equipo  local,el
club atlético Tharsis,introducía el balón en  la red contraria,y es que todo  el pueblo accedía hasta el campo  de Santa
Barbara,nombre con el que se bautizó el campo cuando  terminó su vallado,en honor a la patrona de los mineros. Siguiendo recordando esos años cuando acompañaba a mi padre hasta el campo,quiero terminar este bonito relato
con los refrescos de cola que tomábamos en  el descanso del mismo,refrescos de cola de refrescante,agradable,  sabor,que
nos endulzaban aquellos domingos de fútbol de nuestra infancia.


Marcos Tenorio 2013.

2 comentarios:

  1. Amigo Marcos, muy bonito.Tus recuerdos son mis recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Agustin,son recuerdos que llevo plasmado en mis retinas,y comparto con todos vosotros.

      Eliminar