Mis Pequeñas Cosas

viernes, 16 de octubre de 2015

Historia breve de Tharsis.....los primeros cuarteles.

Historia breve de Tharsis.....los primero cuarteles.

...A través de ilustraciones,quiero mostrar,el inicio del pueblo,aunque no poseo ninguna referencia,como comenzó el asentamiento, es de suponer que las primeras personas que venían atraídas por el trabajo,comenzaron su asentamiento en rudimentarias chozas,cabañas o chamizos,en la zona comprendida entre las cortas...Filón Norte y Sierra Bullones,pues el trabajo estaba concentrado mayoritariamente en la corta Sierra Bullones. Otro asentamiento aunque menor se produjo en el desaparecido barrio del dique Pino,donde se trabajaba,a escasamente un kilómetro en las teleras y también en la estación cercana, desde donde partían los trenes rumbo a Corrales. Fijándome en fotografías antiguas,he podido dar forma a estas bellas ilustraciones que nos guiaran,como si de un comic se tratara,para recordar ese Tharsis milenario, que todos llevamos dentro.

...Cuarteles,era la palabra elegida,para definir estas pequeñas casas,construidas mayormente y principalmente,de rocas extraídas de la mina,que invadían los vacies cercanos. Las pizarras,rocas homogéneas formadas por la compactación de arcillas,era sin duda la mas utilizada,pues se podía fragmentar con facilidad,en trozo de todo tipos y tamaños. Con este ahorro de materia prima,la compañía minera solo tenía que comprar madera,tejas,cemento y arena...estos últimos para dar forma a los característicos suelos. Para cubrir las paredes y la unión de pizarras, se usaba una liga a la que llamaban “carbasa” tipo de barro de origen arcilloso,de color pajizo claro.
 
...Con oficiales experimentados de la rama de albañilería,contratados por la compañía minera,se comenzaba la construcción de los primeros cuarteles,estos a su vez enseñaban el arte de la construcción a jóvenes aprendices,que una vez terminada la construcción de todas las casas del pueblo,entrarían a formar parte del nutrido grupo de mantenimiento que poseía la compañía minera,donde también encontraríamos otras profesiones como fontaneros,electricistas y carpinteros,que aumentaron sus conocimientos gracias a los cursos que impartía la compañía,con personas especializadas, en los locales que poseían en el pueblo y zona de Pueblo Nuevo.

Los primeros camiones que poseía la compañía y carros tirados por mulos,acercaban hasta las casas los distintos materiales para la construcción,que marchaban a buen ritmo debido a la gran mano de obra empleada.
 
...Los cuarteles, aunque de parecido diseño,poseían varios tipos de tamaños...así por ejemplo había filas en el pueblo, que sólo poseían una habitación, de tan solo doce metros y medio cuadrados,posiblemente para ahorrar espacio,pues la otra razón que pudiera aceptarse sería... que estas construcciones albergarían varones solteros emancipados,y trabajador de la compañía minera. Esta idea sería descartada poco después con la entrega del cuartel a familias que convivían con varios miembros de la unidad familiar. Por regla general, la mayor parte de cuarteles, poseen veinticinco metros cuadrados, divididos por un muro de ladrillo,realizado una vez terminada la obra..(en la segunda parte veremos el interior de los mismos y como las familias se las arreglaban para convivir).También destaca, la zona del pueblo donde están construidos,pues algunos poseen un pequeño jardín enfrente,como ocurre en la calle Luciano Escobar o patio...(calle Calderón).
 
...Las filas de cuarteles diseminados por el pueblo,seguían un patrón de largas calles,con amplios espacios, donde se ubicaban,paseos,plazas y plazoletas y también una palabra que recoge nuestro léxico, usada mucho por nuestros antepasados llamada...”Legio”..quizás esta palabra significaría el lugar donde desarrollábamos los juegos de nuestra infancia.
Como estamos observando en las ilustraciones,los cuarteles poco a poco van tomando su forma,con puertas,ventanas y grandes chimeneas...los carpinteros cubren de puertas y ventanas,los marcos que han colocado previamente los albañiles,impregnando el lugar de fragancias de maderas nuevas recién cortadas y el vidrio con la masilla
adherida a sus contornos, impermeabilizara la fusión con la madera de las ventanas,para que no penetre el agua.
Una vez terminadas las obras, unos de los jefes de la compañía minera haría entrega de llaves a la familia agraciada y todos juntos iniciarían la vida,en estas pequeñas casas,de gratos recuerdos....en futuras entregas observaremos el interior de los mismos...y como era la convivencia,en el reducido espacio,donde faltaba lo más elemental el cuarto de baño.

Historia breve de Tharsis. 2ª parte....Convivencia en los cuarteles

Con la entrega del cuartel,aún quedaba para la familia agraciada un largo camino que recorrer,antes de habitar la humilde casa. Con un tamaño de veinticinco metros cuadrados,había que hacer una división para dormitorios y salón comedor. Esta división consistía en un muro o citara de ladrillo macizo,con una puerta con cristales de vidrio opacos o por el contrario toda de madera. 
 
Con esta división, el cuartel quedaba listo para introducir los muebles y todo tipo de enseres,efectos,utensilios y pertenencias. Haciendo una sección del cuartel, podemos observar a través de la ilustración,como quedaría la humilde casita,una vez introducido los muebles. En el salón comedor tendríamos un poyo,en el cual se lavaría la vajilla con agua procedente de grifos cercanos,esta tendría una estantería donde se guardaría los utensilios de la comida,platos,cubertería,vasijas,ollas etc. La gran chimenea ocupaba el rincón de la casa,para cocinar sobre todo con el carbón,procedente de las carbonerías que había sobre el pueblo. Una mesa camilla con tarima para el invierno , una cómoda con cristal o sin el y unas cuatro o cinco sillas con asientos de enea,completaba todo el mobiliario del salón comedor. En el dormitorio,bien desplegados para ocupar los doce metros y medio cuadrados,encontramos los típicos muebles...(ropero,peinadora,baúl,perchero,cama de matrimonio y cama simple o individual). Las familias normales de cuatro miembros, se las arreglaban bien, hasta que los hijos eran pequeños,una vez crecían, había que ingeniárselas,para que cada sexo ocupara una cama...en las familias numerosas el problema se agudizaba,sobre todo en invierno,pues en el verano los duros suelos de cemento servían como improvisadas camas. Muchas personas optaban aprovechando la altura de los cuarteles por hacer un “doblado” como es conocido en Tharsis...un doble techo,que tendría mucho uso,sobre todo para guardar ropas y todo tipo de enseres y utensilios,así como la chacina procedente del cerdo.
 
Como propuse en la primera entrega,quizás el problema de las familias, en estas humildes casas,sería que no contaban con un cuarto de baño para favorecer la higiene diaria,de todas formas las familias se la ingeniaban para que la higiene personal,no fuera un problema. Con el agua procedente de los grifos,y con un artefacto,armatoste o artilugio,llamado palanganero, las familias realizaban su aseo y limpieza con una palangana,de sobra conocida por todos los que peinamos canas.
 
Otro artilugio que consiguió enorme popularidad a principios de la década de los setenta, fue el llamado...”cubo ducha”...este armatoste, tenía sus pros y sus contras...podíamos ducharnos con agua tibia,olvidando que el cubo de poco volumen, pronto cesaría su torrente de bendita agua,cuando más lo necesitábamos,para deshacernos del jabón adherido.
 
Pero el cuarto de baño,se necesitaba sobre todo, para nuestras necesidades diarias a la hora de desalojar líquidos y excrementos,y que si te acostumbras a un horario determinado no surgen problemas,ya que la compañía minera tenía ubicado en cada barrio de forma estratégica un “bate” palabra que deriva de la inglesa ..water close..(agua cerrada)...nuestro acento andaluz,acortó la palabra quitando la r y cambiando la w por b. El problema surgía con un “apretón de barriga” por una comida en mal estado...la temida “gastroenteritis”...entonces se improvisaba,en el dormitorio,un cubo con agua,que se desalojaba a cada momento,en la regola que surcaban las calles,impregnando el lugar de fragancias nauseabundas,pestilentes,fétidas y hediondas.
 
Ya para terminar este segundo capítulo de historia breve de Tharsis,y como adelanto para el tercero,quiero recalcar mi profunda admiración,por las distintas familias,que alojadas en humildes casitas,eran felices y sobrevivían,con sueldos miserables. Para paliar un poco el problema de los sueldos,la compañía minera,construyó en mitad de las calles,enfrente de cada cuartel..un gallinero.....que alojaría aves de corral,para surtir a las distintas familias de los socorridos huevos,que junto con patatas cultivadas en los huertos,paliaban,mitigaban y aliviaban la economía familiar. 
 
Historia breve de Tharsis....3ª parte....(fuentes de calor y alimentos)

...La compañía minera ofrecía terreno a sus trabajadores para que construyeran huertos,en el vasto territorio que poseía. De esta forma el terreno circundante al pueblo iba siendo colonizado por paredes de pizarras y otras rocas que se encontraban en los vacies cercanos. Estos huertos de distintos tamaños,encadenados unos a otros,delimitaban el terreno,y todos poseían sobre el centro una pequeña choza o cobertizo, para guardar los aperos y herramientas. También todos poseían una pequeña zahurda,para la crianza de cerdos y corrales para gallinas. Cada año la matanza del cerdo se convertía en todo un acontecimiento para la familias que preparaban con verdadero mimo todo lo relacionado con el sacrificio del animal. En los montes cercanos, aulagas y tojos,iban siendo arrancados para que secaran en algún rincón del huerto para que en el día señalado,quemaran sin problemas la dura piel del cerdo.
 
...Del cerdo toda la carne era aprovechada,y los chacineros/as comenzaban su labor una vez el cerdo era descuartizado. Con maestría el maestro matarife cortaba los jamones y paletillas,para ser guardados en arcones o cajones de madera,enterrados en sal gorda,de esta manera el jamón o paletilla entraba en un proceso para otorgar al jamón el rico sabor del que goza. Al no existir modernos frigoríficos y congeladores, el proceso para la carne era parecido al del jamón,para conservarla era enterrada en manteca y sal, de esta forma el secado de la carne adherida al hueso conservaba todo el sabor de la misma, para ser consumida en el momento oportuno. Chorizos,morcillas,morcones iban siendo colocados en cañas,sujetados por las “güitas” de cuerdas e izados hasta el techo de la choza para su secado...el olor característico de las distintas especias que se usaban para enriquecer la carne,impregnaba estos lugares de agradables olores y fragancias.
 
La tierra de los huertos una vez trabajada y laboreada con estiércol de animales, se convertían en fértiles y las distintas familias sacaban provecho de las mismas en cualquier época del año. La patata sin duda era la reina de las verduras y cada año los mineros en sus ratos libres preparaban las tierras para que la cosecha fuera abundante. Llegado el mes de mayo o junio, las patatas sembradas en febrero para evitar y eludir las temibles heladas,pedían que fueran sacadas de la tierra. Las mañanas de los sábados y domingos con el descanso en las minas, eran aprovechados por las distintas familias,para ejecutar esta labor de trabajo duro para obtener el deseado tubérculo,que tras ser alojados en sacos se conservaría para dar de comer a la familia casi todo el año.
 
...Patatas, con huevos y chorizo....esta rica comida,constituía la base alimenticia de cualquier familia muchos días del año,regada con el popular refresco de “La casera”.
 
...Pasado el verano y con la llegada del otoño,otra dura labor comenzaba para los mineros,esta vez para que en sus hogares no faltara el calor y soportar de esta forma el duro invierno con temperaturas bajo cero. El campo perteneciente a la compañía minera estaba plagado de un arbusto del cual se obtenía un excelente “cisco” o “picón” me refiero sin duda a la jara. Este arbusto que sobrepasa los dos metros de altura,se encuentra de forma generosa en toda la pedanía,aunque en la actualidad su número ha descendido al convertirse las tierras donde crecía de manera abundante en productivas para otro tipo de cultivos. De nuevo el fin de semana era escogido por los mineros, con el consabido descanso,para ejercer este duro trabajo. Con una carretilla de mano, un cubo para el agua,distintos sacos y otros artilugios para cortar e izar las jaras hasta el horno,los mineros elegían lugares cerca de un barranco de agua,charca u otro lugar donde hubiera el preciado líquido y las consabidas jaras para realizar esta labor.
 
..Tras varias horas de duro trabajo,la jara estaba convertida en menuda leña quemada,para ser introducidas en sacos. Una vez en casa,las abuelas/os con madera seca de brezos,encendían impresionantes braseros que ocuparían una vez encendido,la tarima, para dar calor a las familias en los días de invierno.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario