Mis Pequeñas Cosas

viernes, 11 de enero de 2013

El gran jabalí

El gran jabalí.



.. Recibí en mi domicilio, una caja de madera agujereada, la cual contenía en su interior una pareja de podencos
paterninos. Una escueta  nota al  pie de  la caja  en la  que se  podría
leer...
"Sobrino Ismael,saludos desde Paterna, de tu  tía y mío...cómo sé que eres  aficionado a las cacerías ahí te  mando
estos dos ejemplares de podencos, cuídalos,pues te darán muchas tardes de alegría"...


Entonces, recordé a mi tío Juan,cuando desde pequeño,lo  acompañaba en las cacerías que hacían en Tharsis,y en  la
cual me  enseñaba los entresijos del arte de la  caza, tanto en ojeo de perdiz,caza en mano del  conejo,
tiradas de tórtolas  y torcaces,pero la caza que  más me atraía era  la caza del jabalí. Ya desde  pequeño
cuando tuve un encuentro  con este fascinante mamífero,  en el cual pude  contemplar su ferocidad y  bravura,al arremeter
contra varios perros de una reala,los  cuales quedaron  prácticamente destrozados por sus enormes colmillos,para 
desaparecer poco después por la espesura  del monte. Cuando mi tío  Juan llegó hasta mi,temiendo  lo peor,no daba  crédito a lo
que había observado. Mi tío me abrazó y  pudo contemplar a  unas decenas de  metros ,  perros agonizando,con   enormes
heridas infringidas, dónde la sangre brotaba sin cesar,siendo las  zonas afectadas  vientre , lomo, extremidades, y parte  de
la cabeza. Bajo tremendos  ladridos de dolor,los  animales fueron posteriormente  sacrificados,para que no  sufrieran,pues
poco se podía hacer por sus vidas,después del encuentro con el feroz y bravo
jabalí.
Por la noche, al calor de un  buen fuego con leña de encina,mi tío   contaba la leyenda del gran jabalí,al  cual habían
observado de manera fugaz, algunas veces, en la zona del Lagunazo,en aquel  monte de brezos y tojos,lugar irreductible
dónde se encuentra en una verdadera  fortaleza
..-se dice  que su  piel es  tan dura  que repele  los perdigones  de las  escopetas,y
sus enormes colmillos son  capaces de  abrir en  canal cualquier  perro que  se interponga  en su  camino.
Con  la mirada fija en
mi tío, seguía estos relatos con gran interés,y poco a poco fue surgiendo en mi la afición por la caza del jabalí,al
cual respetaba y admiraba. Cuando mi tío Juan, por motivos laborales tuvo que marchar de Tharsis a Paterna del  Campo,el
vinculo que me unía desapareció,pero no así mi pasión  por la caza. Una vieja escopeta marca
Lamber fue regalada 
antes de partir,así como un perro raza
"pointer" que  mi tío tenía como favorito y admiraba. A la edad  de dieciocho
años,recién  cumplidos,ingresé en  la sociedad  de cazadores  de Tharsis,mi  mayor deseo. Poco  tiempo después  ya
mostraba destreza con las armas,abatiendo innumerables  conejos y perdices,con certeros disparos,con la paralela  que
regaló  mi tío  y de  la cual  estaba muy  orgulloso. Por aquel  tiempo,la caza  mayor en  Tharsis,no contaba con   muchos
adeptos,pero casi todos los años se organizaban varias monterías,en los campos pertenecientes a la compañía de Minas de Tharsis. Los días previos a mi primera montería, en los cuales ya asistía como cazador,se hacían interminables. Por fin
llegó el día  soñado,desde primeras horas  de la mañana,,tenía  todo preparado, escopeta,  canana con
cartucho con postas para el jabalí y mi perro, al cual llamaba
"rey".

La batida sería en los terrenos llamados
"El Lagunazo",allí  se encontraba según los relatos de mi tío el  gran jabalí,su
habitat perfecto  entre jaras,brezos,tojos  y rocas. Después  del desayuno,  reunidos todos  los cazadores,partimos
hacia  los terrenos,dónde  comenzaría  la montería. La  reala de  perros, donde  distinguían  los podencos,estaba formada  de
multitud de razas  cruzadas,los vulgarmente llamados 
"chuchos".Tras cruzar los  llamados "Llanos del  rey" la reala
fue soltada por terrenos  ,donde  podría distinguirse multitud de arbustos de monte bajo ,"guadaperos,torbiscos,jaguarzos,jaras y  tojos",salpicados de rocas y cruzados por barrancos de poca altura.
Varios
“bichos”fueron levantados,por la impetuosidad de los perros  que con sus ladridos hicieron que salieran de sus escondites para ser guiados  ante las  puertas,que esperaban 
ansiosas su encuentro. Cuarenta escopetas dispuestas en linea  en el cabezo de la
"Utrera",esperaban con ansiedad la llegada de los primeros suidos,parapetados tras jaras y jaguarzos, desde  allí se obtiene una amplia zona de visión,al carecer la parte baja del cabezo de vegetación arbustiva.
Con las voces de los
"urreadores" y  la reala, que actuaban en abanico, los primeros "guarros" fueron entrando a las puertas,  
 sonando los primeros disparos,y el olor a pólvora se extendió abrazándose con la muerte, para poner punto y final a la vida ante el delirio de sus ejecutores. La sinfonía de la muerte,tocada con precisos instrumentos oscilaba desde un lado al otro del cabezo,y voces humanas,ladridos y alaridos retumbaron,atronaron y resonaron en la amplitud del azulado cielo.
Poco a poco la reala de perros  y los "urreadores" fueron escudriñando,los  terrenos..."Los llanos del rey,La casa  chica,Las
peñitas, La cruz del niño"... sólo faltaba el "Lagunazo" dónde según la leyenda de mi tío residía el gran jabalí. Al pié  del
"dique" en  terreno,dónde el  agua fusiona con  la tierra,formando  un barrizal,  se podría advertir la presencia de
"guarros" y unas enormes huellas sobre el barro,  llamó la atención de los "urreadores"
..-eh,mirad que huellas  de
pezuñas,es increíble,este "bicho"debe  ser enorme ..-
replicó  uno de los  "urreadores"...que pronto se  encontró con
varios amigos alrededor y cuyos rostros palidecieron de terror.


...Los perros de la reala,entraron en aquel imponente  sotobosque de jaras, jaguarzos,tojos y rocas, pero abandonaron  el
lugar  lanzando  fuertes alaridos..-¡Que  extraña  criatura alberga,este  lugar,para que los perros huyan despavoridos!..-exclama Román,realero. Sin tiempo  para descifrar  dicho misterio,los  últimos disparos  suenan en  la lejanía  ,algunas
piezas más son abatidas,los tímidos rayos de sol  desvanecen dando paso a  las sombras y el realero  con la trompeta llama a 
los perros  que acuden  a la  llamada. Los  mulos con  los carros  se acercan  hasta el  lugar para  cargar las  piezas
abatidas. Grandes jabalíes de enormes colmillos son izados al carro por varios hombres. En torno al carro se  juntan
los cazadores y urreadores, para comentar la jornada de caza. Comento con los compañeros, mi primera experiencia cómo
cazador en caza mayor,totalmente diferente a la caza menor,por la
envergadura de  las piezas a batir y la adrenalina que se  derrocha
en la espera,donde las manos tiemblan en la empuñadura. De pronto,  uno de los urreadores hizo referencia a las pisadas  que
había  sobre  el  barro y fango ,en  un  extremo  del dique  "Lagunazo",a  lo  que presté  mucha  atención agudizando  el
oído..
-llegamos a  las inmediaciones  del dique,donde  la tierra  se fusiona  con el  agua,formando un barrizal, había
"revolcaderos" de  guarros,pero nos  llamó la  atención unas  enormes pisadas  sobre el  barro,que creo sinceramente que
pertenece a algo espectacular que no hayamos  visto nunca,posteriormente los perros huyeron despavoridos al  penetrar en la mancha que hay en el cabezo.
.-replicó un asustado urreador. Yo, que había seguido con enorme interés el relato del urreador,pregunté..-¿Cómo eran las huellas?..-pues eran
enormes,calculo cómo las  de un enorme  toro o parecido,no  me quiero imaginar  que sean de  un jabalí,pues creo  que no
existen,y si  existiera debería  ser monstruoso  y aterrador..
-replicó  de nuevo  el urreador,con  cara de incredulidad. De nuevo recordé la  leyenda que comentaba mi  tío,de un gran jabalí  que habita en aquellos  terrenos,y que se
esconde en  las numerosas  cuevas que  hay diseminadas  por el  cabezo,sepultadas por  el sotobosque de jaras,tojos y
aulagas,haciendo imposible  que los  perros penetraran  en dicho  entorno,y los  que lo  hacían salían  sistemáticamente
destrozados  o no  volvían  a ser vistos  jamás. Con  el crepúsculo  acechando con  sus sombras  infinitas, cazadores  y
urreadores , vuelven  para el pueblo. Los  realeros hacen las  ultimas llamadas a  los perros,con innumerables  bajas y
deserciones. Continúo todo el camino pensativo,la leyenda que comentaba mi tío tiene tintes de ser real,y 
estoy dispuesto a desenmascarar dicho misterio. Por fin la comitiva llega al pueblo, las piezas abatidas son expuestas sobre el llano de la plaza de abastos e innumerables personas se acercan hasta el lugar para presenciar los enormes jabalíes  que
yacen sobre el suelo, tras los encuentros con las escopetas,mostrando sobre sus cuerpos, los impactos de balas y postas.

Capítulo II

A la mañana siguiente,decido dar una vuelta con los cachorros que ha regalado mi tío, quiero probarlos para que vayan
haciéndose  al campo. El  lugar elegido  será los  llanos del  Belicano,dónde abundan  las liebres. Los  llanos
poseen manchas diseminadas de jaras  y jaguarzos,el viejo rastrojo de  la sementeras, posee suficiente comida  para que conejos,perdices y liebres,acudan a comer, así como
bandadas de alondras y  calandrias,que le dan un aspecto  musical al ambiente con  sus preciosos trinos y gorjeos. En un  extremo de
la finca  llamada 
"Las  Fiñas"   varios chavales  estan  cazando  fringílidos  (verderones,pardillos,jilgueros) con  una
sustancia  pegajosa  llamada liria  (liga). Para ello,  sobre  un chaparro,colocan  unas  varetas impregnadas  de  esta
sustancia,en  unas jaulas  de madera  tienen los  reclamos de  jilgueros,pardillo,verderón, verdecillo  y lugano,  cuando
acuden al reclamo,dichas aves, quedan impregnadas en la liria al posarse sobre las varetas .

De vez en cuando los perros levantan algún conejo o liebre,que  emprenden veloz huida ,cohibidas por los ladridos  de los perros  que las persiguen sin tregua. La marcha continua,con los perros
disfrutando y desde allí emprendí camino  hasta la casa del 
Campillo,un encerrado de ovejas  y una cabaña, donde   reside un
pastor. Desde la casa se divisa  el  cabezo del  "Lagunazo" con sus  rocas y su infranqueable manto de  arbustos...Damián, el  pastor,
me saluda de manera afectiva,acompañado de dos mastines. Guarda sus ovejas en un fabuloso majal de hierba fresca,nos
sentamos sobre unas rocas y charlamos  un rato. Comenté la jornada de caza  del día anterior, dónde abatimos varias piezas  de
notable envergadura. Sin comentar nada de las huellas aparecidas, Damián,me habló de  un fabuloso animal,que había  visto pero de manera  fugaz cuando visitó su pequeño huerto en una noche donde las estrellas,iluminaban de manera sutil,ocultando la enorme silueta,dificultada por el color oscuro de su pelaje  que se fusionaba y aliaba con la  noche para pasar desapercibido..
-¡Quedé sobrecogido de terror,pasé varias noches sin dormir, no
creo que exista un animal semejante,tuvo que ser una ilusión óptica o algo parecido!..-
exclamó Damián,con rostro serio..-pues
te debo decir Damián, que el relato que me has contado puede ser real,ayer mismo varios urreadores observaron unas pisadas
descomunales, en un extremo del dique,y mi tío que vive en Paterna también  hace años que me comentaba de un fabuloso animal que vive  en esas cuevas del cabezo del “Lagunazo”..
-repliqué. La curiosidad por ver las huellas  aparecidas en el barro,hizo que esa  tarde me llegara a casa de  Román,que reside
en una humilde choza del barrio en Umbría Madroñal. Vive con su anciana madre,que gentilmente me saludó para que pasara  a
su hogar. Bajo la luz que emanaba del candil, me  ofreció una taza de café que acepté  encantado. Román se encontraba en casa de
un amigo así que esperé un rato,acompañando a la señora hasta que regresó Román. El frío del ambiente exterior ya se notaba en
el pueblo,y la anciana disponía de un brasero de picón de jara que movía con una badila en una mesa de madera con enaguas
de color verde. Sentados los tres en la mesa le expliqué a Román mi visita.
.-bueno, amigo Román,llevo desde ayer con  la
curiosidad de las  pisadas que viste  en el dique,y  siento deseo de  visitar el lugar  antes que llueva  y el agua  las borre,mañana me puedes acompañar hasta el lugar exacto..-
repliqué
..-perdona Ismael,pero quedé  horrorizado,jamás he visto
huellas cómo esas,no quiero volver a ese lugar,comprendes, pero es así, tengo miedo, aunque no lo creas...yo te digo
el lugar exacto donde las observé,pero  ten cuidado, no sabemos a que  bestia te puedes enfrentar ..-
replicó Román,con  rostro
serio...poco después  Román ,describió el  lugar exacto,al cual  reconocí inmediatamente. Con saludos  para el y  su madre
abandoné la humilde choza,estaba  seguro que  a la  mañana siguiente visitaría el  lugar acompañado de mis  dos podencos
paterninos. La noche  se me  hizo larga,  aguardaba la  mañana para  salir rumbo  al dique...por fin amaneció una luminosa
mañana,unas nubes por el horizonte presagiaba que tarde o temprano tendríamos lluvias,me tenía que dar prisa,para que la
lluvia no borrara las huellas sobre el barro. Después del desayuno me dispuse a salir, acompañado de mis dos podencos,los cuales mostraron dinamismo,agilidad y deseos con rápidas carreras. Mientras caminaba rumbo al extremo del dique,mi cerebro concebía como podrían ser aquellas pisadas,que tanto estupor y asombro causó en Román y sus compañeros. El paseo hasta
el dique lo realicé por  el cabezo de las
"Culebras"  bajando hasta "Aguavieja",el recorrido transcurría  por terreno de
monte bajo,donde jaras ,jaguarzos y   tojos, se fusionan con algunos guadaperos,que contenían algún nido abandonado  de
urraca,en algún momento mis podencos levantaban alguna perdiz que emprendía un vuelo rápido pero corto. La hierba aún fresca
de la mañana, contenía gotas de rocío de la noche anterior,impregnando mis botas de agua. Las primeras avefrías ya
ocupaban los terrenos sin arbustos, con su característico  penacho y  sus bellos  colores,levantaron vuelo  en grupos  de una 
treintena,ante el desafío de mis podencos. Sobre el cabezo de la casa chica,en lo que fueron las ruinas de una antigua choza de
pastor,me senté a fumar un pitillo. A unos cientos de metros sobre mí, se vislumbraba una pequeña porción de agua entre cabezos,sin duda estaba cerca de mi objetivo y mi corazón comenzaba a palpitar. La incipiente sequía había bajado el nivel del agua,formando un extenso llano,donde el barro,fango y lodo constituían todo un edén para que los jabalíes pudieran deshacerse de los molestos parásitos,que se ocultan bajo su pelaje.
Poco a poco, mientras avanzaba, la adrenalina comenzó apoderándose de mi organismo,aumentando la presión sanguínea y el ritmo cardíaco...recordaba las
palabras de Román, al no querer acompañarme,pues  su estado emocional no lo aconsejaba..-
¡Tanto terror,puede  causar unas
simples pisadas!..-
exclamé en silencio,mientras daba las últimas caladas a mi cigarrillo. Las  escasas y exiguas lluvias de otoño me permitieron que entraran por el gran barranco que desemboca en el dique, cuyo caudal apenas  llevaba agua. A pocos  metros, dónde se  perdía la vegetación,y  comenzaba el barrizal y fango,sentí como mis vellos comenzaban a erizarse,mientras mis podencos comenzaron a presentir alguna presencia que nos vigilaba desde la espesura,algo oculto entre la maleza,acechaba bajo el espeso abrigo vegetal que ocultaba cualquiera criatura por muy gigantesca que fuera. Mi estado emocional y sugestivo,comenzó a crear formas,a medida que me acercaba hasta la zona donde fueron observadas las pisadas,mis botas, impregnadas de barro y fango,ralentizaban mi pasos,al hundirse sobre la superficie blanda...en silencio pensé,exclamando..-¡Vaya imprudencia y osadía he cometido,si la bestia apareciera ahora,no tendría la mas mínima oportunidad de quedar con vida!... De
pronto, unas pisadas humanas  sobre el barro,me condujeron  hasta dónde estaban las enormes huellas...mis podencos no  se
alejaban de mi lado,presentí cómo erizaban los pelos  del lomo, uno de ellos comenzó a inquietarse  y lanzar tímidos ladridos,
faltaba pocos metros para llegar y por fin logré visualizar las tremendas huellas,que seguían una trayectoria,hasta desaparecer en el margen del dique,donde comienza,la exuberante vegetación de enormes juncos,eneas y otras plantas que crecen sobre un nivel bajo de agua..-
¡Oh,Dios mío!..-exclamé en silencio,mientras me agachaba,para tomar medidas,mi rostro comenzó a volverse blanquecino,pálido,aquellas huellas moldeadas,perfectamente,eran superior a la superficie de mi mano abierta,una idea rondó por mi cabeza,abandonar aquel lugar,me encontraba tan solo con mis cachorros,indefenso,sin armas, abandonado a mi suerte que la extraña bestia apareciera,en esos momentos y embistiera.  Sacando fuerzas de flaqueza me incorporé,y pude comprobar que la bestia había bajado por un sendero,pues
hasta  allí  se  encaminaban  las  huellas. Abrí  la  palma  de  mi  mano nuevamente  para  hacerme  una  idea  del  diámetro  de la
pisada.
.-¡Increíble,no puede ser, mi mano penetra en la  huella sin tocar los extremos!..-exclamé. Me levanté y quise 
seguir hasta dónde se perdían,  en aquel sendero  entre rocas y  monte bajo impenetrable,pero  desistí. Horrorizado, me dí  media
vuelta junto a mis perros,grabado sobre mi cerebro quedaron  las tremendas huellas,más tarde recordé lo bueno que  hubiese sido
hacerle unas fotos con alguna referencia,para hacernos una  idea ante lo que nos enfrentábamos,mientras me alejaba,  unas
negras nubes aparecían sobre el  horizonte,amenazando lluvia.El cuerpo del delito  iba a ser borrado,pero mi  curiosidad
había sido complacida,mientras ,aumentaba en mí la obsesión,primero para observar dicho animal y luego para dar caza.

Capítulo III

Las noticias en Tharsis, se difundían,de manera que cada uno aportaba su opinión sobre las huellas,y varias hipótesis fueron
surgiendo cada día,en  el estanco de  "Domingo" entre aguardientes  y vino de  garrafón. Se hablaba de  un tipo de jabalí
cruzado con cerdo domestico,otros por el contrario opinaban que era broma del guarda de la compañía,el cual se  hospeda
en el pueblo abandonado del "Lagunazo". Yo mientras, callaba,no quise contar que había presenciado las huellas,por temor a
que se desatase una locura colectiva  y se montara una verdadera jauría  humana para dar caza al extraordinario  ser que
habita en dicho paraje. Mi  estrategia era diferente,pues consideraba  que para poder ver  a dicho animal debía  actuar
sólo o en compañía de un experto cazador.

En la pequeña aldea de Minas de  Herrerias, conocía a un experto  cazador,ha sido furtivo casi toda  su vida,y el jabalí es  su
pieza favorita. Posee una  colección de colmillos  de incalculable valor  así como varias  cabezas disecadas de  enormes
jabalíes. Responde al nombre de
"Tio Mesa" y  vive con sus ancianos padres,en el bloque "Romanera".Pensé  en visitarlo,
pues conoce a la perfección todas las costumbres de este bello animal,para ello, una tarde me trasladé hasta Mina de
Herrerias,la cual se encuentra sumida en una gran depresión,pues la actividad minera ha cesado, dejando en el paro a
muchos  mineros. Me  acerqué hasta  su casa,propiedad  de la  antigua compañía  minera,me recibió  un señor  entrado en
años,sobre su rostro se podía percibir  los duros años trabajado en la  mina,pues sus ojos denotaban ceguera parcial  de
las oscuras galerías.  Amablemente me hizo  pasar a su  hogar,en un extremo  se encontraba su  mujer sentada junto  a la
chimenea con fuego de  leña de encinas. Se disponía  a tostar pan para  hacer unas ricas tostadas  impregnadas de manteca blanca de cerdo. Pregunté por su hijo 
"El tio Mesa",el apodo de tío,se  lo habían puesto los vecinos del  pueblo,por su
carácter, campechano,jovial y espontáneo..
-mi hijo ha ido a dar una vuelta con los perros,no para en casa,le gusta mucho el 
campo y  en casa  se aburre,pero  perdone..¿Quien  es usted?.
-preguntó  su curioso,padre..-perdone  que no  me haya 
presentado antes,soy de minas de Tharsis,y conozco a su hijo a través de mi tío Juan, de Paterna,he venido a visitarlo para
mantener una charla con el,mi nombre es Ismael
..- encantado de conocerte hijo,tenemos conocidos en Minas de Tharsis,pero
acomódese y deja que te ofrezca una taza de café con las tostadas que preparo..-
replicaron los padres de "Tio Mesa".Sentados frente al generoso fuego,las tostadas recién horneadas derretían la manteca,y el aroma del café recién  servido
humeaba sobre las tazas. Al poco rato una puerta se entreabría y aparecía la figura de "Tio Mesa",con semblante serio  se
acercó hasta  el salón,dónde  nos encontrábamos. Inmediatamente  me levanté  para saludarle,no  me reconoció en un primer
momento pero después,tras contarle que yo era sobrino de Juan recordó algo... "El Tio Mesa" es de constitución fuerte y
casi 1´73 m. de estatura,su cabello rubio y ojos azules dan la sensación de ser un habitante de las frías tierras  del
norte de Europa,posee una fina barba bien cuidada,la piel del rostro enrojecida y deshidratada, nos ofrecen sin duda la
imagen de un hombre de campo. Sobre su cintura luce  un enorme cuchillo "jabatero" ,sus manos fuertes agrietadas por  el
duro trabajo lucen sobre su antebrazo   muñequeras de cuero. Tras  fumar unos pitillos,me  condujo hasta una  habitación dónde
guarda sus trofeos,ante  mí  varias  cabezas  de  grandes  jabalíes,venados,y un  enorme  búho  real  al  cual  había criado 
desde pequeño. Algunas fotos con grandes piezas adornan la habitación,y sobre una caja de madera, los colmillos de 
ejemplares enormes  de jabalíes  que guarda  con recelo.  Tras fumar  un nuevo  pitillo,le expuse  brevemente el  motivo de  mi
visita.
.-verás Mesa,el  pasado sábado,  asistí a  mi primera  montería,en terrenos  de la  compañia de Tharsis,no pude abatir
ningún ejemplar,pero lo  que me llamó  la atención fue  sin duda el  relato que comentó  uno de los "urreadores",el cual
junto a unos compañeros habían observado pisadas,en el dique del "Lagunazo" de un enorme ejemplar de jabalí...ayer
mismo pude presenciar in situ las huellas,y quede horrorizado, abrí la palma de mi mano,para ver la envergadura de dicha
huella y no  tocaba los extremos,estamos  sin duda ante  un fenómeno insólito  de  un ser  excepcional que nos brinda la
madre naturaleza..-de verdad que es cierto lo que me dices,que tu mano abierta se introducía en la huella
..-replicó,Tio Mesa
..-si,quería saber  el diámetro  de la  huella,para sacar  una referencia  y posteriormente  hacerme una  idea,de cómo  puede
ser la bestia.
.-repliqué. Tio Mesa,de su escritorio, cogió un cuaderno,arrancó  varias hojas y las dispuso de modo  que
yo colocara la mano abierta sobre las mismas para dibujarla,posteriormente alrededor de la mano dibujada,dibujaría 
la pezuña del jabalí sin que tocase los extremos,de esta forma obtendría el tamaño aproximado de la bestia.


..-¡Es increíble,inaudito,no me lo puedo creer!.-exclamó , sintiendo cómo su rostro palidecía por momentos y
el color rojo se transformaba en blanco nacarado.
.-así es Mesa,yo también cuando escuché el relato del urreador,me quedé
impresionado y mi obsesión fue visitar las huellas,que por desgracia con las lluvias caída la pasada noche,pueden  haber
borrado..
-repliqué..-no importa,Ismael,quiero visitar el lugar cómo sea,jamás en mi vida he visto huellas  cómo
esta ,   debe   ser    excepcional,puede   ser    del   tamaño    de   un    rinoceronte..-¡Pero,cómo   puede    pasar
inadvertido!..-
exclamó,Mesa,  sintiendo  escalofríos,temblores y espasmos pese a ser un cazador curtido,avezado y experto..-
puede pasar inadvertido Tio Mesa,el lugar dónde habita es un lugar  inhóspito,rodeado de rocas,tojos,zarzamoras,cuevas y
toda una red de laberintos increíbles,formados   de   forma   natural   o   por    los   antiguos   mineros   que   trabajaron    
las minas del "Lagunazo"...en  alguna ocasión  he visitado  el
lugar,pero jamás me podría imaginar que en sus entrañas,pudiera habitar un ser de este calibre,la piel deber  ser
tan compacta que el mismo animal ha podido formar su propia  red  de túneles,en  esa  maraña impenetrable,pues  sólo  las zarzamoras  ya  constituyen un enclave dificil de penetrar..-
repliqué..-exacto,Ismael,lo has explicado muy bien,por eso
debemos actuar con cautela, no quiero llamar la atención de los cazadores locales,pues lo primero que harían es prender fuego,a todo ese ecosistema,poniendo en peligro la importante fauna que alberga en su interior...bueno Ismael,quiero acudir al lugar cuanto antes,la curiosidad me ciega,quiero visitar los lugares por donde se mueve la bestia y si tenemos aún suerte presenciar las huellas..-
replicó Tio Mesa. 

Pasado  unos días  me puse  en contacto  con Tio  Mesa,a través  del teléfono  de la  pequeña central  que poseemos  en
Tharsis,la cual  dirige de  modo eficiente,Bety. Con mi citroen
dos caballos me acerqué hasta Herrerias, donde recogí a Tio Mesa,que venía bien preparado,aparte de su enorme cuchillo
“jabatero” traía consigo unos binoculares,marca super Zenith,fabricados en Japón, de buena calidad,cuyo objetivo de
20x50,esta montado con las  prestigiosas lentes  Carl Zeiss.  Llegamos,por la  vieja carretera  de escoria,que  conduce hasta el
pueblo del "Lagunazo" dónde habita la familia "Camalarga". En una casa cerca del antiguo poblado minero,pudimos observar la
figura del padre de ellos, con sus  amplias barbas y sus perros mastines  ,guardando un rebaño de ovejas con  algunas cabras,mas
arriba pastaban  unas vacas  de raza  Holandesas. Por  su carácter  esquivo y  huraño,decidimos no visitarlo. Rodeando la
imponente corta del "Lagunazo" nos  llamo la atención un túnel  que se introduce hasta el  cabezo,rodeado de vegetación
autóctona en las cuales destaca los brezos,con flores de bellos  colores. El túnel desemboca en una pared vertical de  varios
metros,en cuyo imponente  muro sobre los  agujeros,habita una importante  colonia de grajillas. Continuamos  más adelante
hasta llegar a una fuente, flanqueada por una imponente higuera de higos blancos,dónde nos bajamos para beber el agua de su importante manantial,un agua fresca y cristalina,que
nos aplacó la sed.

Continuamos  por un  sendero,la vieja  carretera de  "Aguavieja" que  enlazaba Tharsis,con  el "Lagunazo",en  estado de
abandono, sólo seguida por el carro de la familia "Camalarga" cuando se acercan hasta Tharsis, a vender los productos de
sus animales. Dejamos el  coche a un lado  del carril,a unos cientos  de metro,pudimos observar el  dique del "Lagunazo". Las
últimas  lluvias  caídas no  habían  mejorado su  nivel,que  continuaba casi  igual  que la  ultima  vez que  visité  el
lugar. Bajamos  hasta el  dique, flanqueado  por el imponente  sotobosque,de arbustos,zarzamoras,madroñeras  y todo  tipo de
vegetación,que forman una  pequeña jungla. Al caminar,  nos daba la  sensación como si  alguien nos observara,desde  esa
pequeña selva infranqueable,sensación la cual también advirtió mi amigo Mesa,que de vez en cuando paraba para  observar
el lugar con sus binoculares. Llegamos hasta las inmediaciones del dique,dónde estuve días anteriores,las lluvias caídas
las noches anteriores habían borrado las huellas. Mesa,llegó hasta las inmediaciones del sotobosque,por donde había salido la
bestia,pero esa entrada entre rocas y vegetación era tan sólo una de las innumerables entradas que poseía el  sotobosque
repartidas a lo largo de todo  el dique. Su amplia experiencia en el  mundo de los jabalíes dictaron que  aquella entrada
era utilizada a menudo  por guarros que entraban  al dique a revolcarse  sobre el barro y  comer las raíces y  bulbos de
plantas que crecían en los aledaños del dique. Subido sobre  una roca visionó con sus binoculares toda la zona,de  pronto
sobre un pequeño llano sobre  el sotobosque advirtió la  presencia de algo. A duras penas penetró unos metros en  aquella
jungla,abriendo paso con el cuchillo jabatero y sus poderosos  brazos,a pocos metros de el pudo por fin visualizar  el
objeto,que no era  otra cosa que  el cadáver de  un perro,prácticamente destrozado. El  fuerte olor a  putrefacción en
el cadáver ,había atraído  alguna alimaña, pues  estaba medio comido,pero  aún conservaba carne  por lo que  la fecha de  su
fallecimiento era próxima y coincidía con la montería de la semana anterior. Yo que había seguido a Mesa desde  el
dique pregunté..
-¿Que es,Mesa?..-no te lo vas a creer,se trata del cadáver de un perro de la montería  pasada,pues
aun conserva carne...el bicho que le atacó lo dejo prácticamente destrozado y creo que se ensañó con él a juzgar  por
las tremendas  heridas que  tiene por  todo el  cuerpo
..-replicó,Mesa,con  claros signos  de resolver  el misterio  que
encerraba aquel paraje tan siniestro.

Capítulo IV


Pero eso debería esperar otro día,la tarde con sus sombras aumentaban al ponerse el sol sobre el horizonte,aquel  paraje
encerraba un misterio,que Mesa y yo trataríamos de resolver tarde  o temprano,para ello trazamos un primer plan que  consistiría
en construir  un refugio  a unas  decenas de  metros de  la entrada. Pertrechados  contra las  rocas y  vegetación de  la
zona,construiríamos un pequeño chozo con tronera, para visualizar la entrada por dónde la bestia salía para alimentarse. Pero ese
primer plan  debería esperar  un tiempo,pues  necesitábamos luna  llena,y estábamos  en cuarto  creciente,que ofrecía poca
visibilidad. Aparte  necesitábamos un  arma de  fuego,pues en  la noche  no se  sabe que  alimaña podría  rondar por  esos
parajes. Con estos planes nos retiramos  hasta nuestro hogares,quedaba un largo  camino hasta Herrerias,y vuelta hasta 
casa,el primer plan para poder  ver a la bestia  había comenzado,tan sólo habría  que aguardar unas fechas,hasta  la
luna llena. Pasados unos días desde la reunión con Tio Mesa,una nueva noticia conmovió al pueblo,Juan Antonio,un pastor que guarda sus ovejas en los terrenos de la casa chica,presenció cómo
sus ovejas corrían de modo incontrolable cómo atenazadas por algo diabólico,al volver su mirada observó de manera  fugaz
cómo una extraña criatura de  aspecto monstruoso penetraba en la  espesura del sotobosque y desaparecía. Atenazado por  el miedo,terror y pánico abandonó el rebaño y se dispuso a recorrer los kilómetros que los separaba de su hogar,sobre su rostro se podía adivinar la sensación vivida. Con claros síntomas de  paranoia,locura y alucinaciones, fue atendido por sus padres, los cuales no daban crédito de lo que había ocurrido,ya que su hijo permanecía con la mirada perdida,atenazado,oprimido impidiéndole expresar,de manera correcta,que había sucedido para abandonar un rebaño y llegar a casa completamente asustado,impresionado y alarmado...pasadas unas horas,bajo los relajantes efectos de unas tazas de tila,comenzó a exclamar repitiendo la misma frase..
-¡No puede ser cierto lo que he visto,no puede ser cierto lo que he visto!..-relájate hijo,no temas,ya estás en casa a salvo,ahora debes contarnos que ha sucedido para que podamos ayudarte..-respondía Silvestre,padre.
Más calmado,con la casa abarrotada de vecinos,comenzó un relato seguido con enorme interés por todos los presentes..
-me encontraba guardando el  ganado, cómo cada día, en los
terrenos de la casa chica,una mañana normal cómo todas,pero de pronto veo cómo todas las ovejas comienzan a correr   de  un
modo descontrolado,giré la  vista y  sobre el  monte vi como  una  figura monstruosa se perdía   entre las zarzamoras,no
pude adivinar de que se trataba,ya que desapareció de manera fugaz,aunque en esas décimas de segundo pude contemplar su
aterradora figura,penetrar en las zarzamoras,sin que estas con su afiladas púas frenaran el avance. Al  momento , un  corrillo  de   vecinos  a  su  alrededor, comenzaban a realizar preguntas,con inusitada curiosidad..-¿No  habrá  sido
imaginaciones tuyas,  ha podido  ser un  mulo, burro,cualquiera   sabe,incluso un  perro,jabalí?
.Toda una 
batería de preguntas,que  Juan Antonio respondió  de modo  categórico.
.-nada de  eso,llevo muchos  años guardando  ganado y jamás vi algo parecido,la verdad que no puedo  imaginar de  que animal se trata,pero lo que sea  es monstruoso.  
..-¡Bueno,cálmate hijo,ahora  lo importante es recuperar  el ganado,  pues no sabemos   dónde habrá  ido a  parar!..-exclamó,Manuela. 

La noticia cómo  era de esperar se  expandió como reguero de  pólvora por  todo el  pueblo,llegando a mis oídos,ya que
vivo unas calles  más arriba, concretamente en  la calle Luciano Escobar. Sin tiempo que  perder me acercó hasta la  casa de
Juan Antonio.
.-¡Hola, se puede!..-exclamo..-sí, pasa hijo,no  veas el revuelo  que se ha  formado esta  mañana,con
mi hijo..-
replicó,Manuela..-sí,ya  me he enterado  estas  noticias  causan  impacto,y  la  gente muestran  curiosidad...y
Juan  Antonio  se  encuentra   en casa..-
replico,aguardando  con impaciencia el relato  de Juan Antonio..-pues
ahora está dormido,estaba cansado,pero  lo noté bastante excitado y tu sabes  que él es muy tranquilo,cuenta algo  de un
bicho muy grande,no  sé , la  verdad,espera a que  se levante para  hablar con el..
-replicó  Manuela..-no  Manuela,no
quiero molestarlo ya  otro día charlamos  con  más tiempo.
.- repliqué. La bestia que  ansiaba ver,había de nuevo
aparecido de modo fugaz,cómo ocurrió con el  también pastor Damián,lo que podría pasar con esta noticia es que el pueblo
y los  cazadores locales,se  organizaran para  dar caza  a la  bestia y  lo echaran  todo a perder,pues la criatura podría
desaparecer y no volver jamás por estos parajes.

Cómo intuía ,pasados unos  días de la visión  de Juan Antonio,muchos curiosos  llegaban hasta el lugar,muchos  de ellos
portaban escopetas con postas,   balas y también perros. Ante  la maraña de vegetación  impenetrable,densa e inaccesible,
nada  podían hacer y  pronto desistieron. Quedaban unos pocos días para que la luna entrara en su fase de luna llena,y un
primer  plan trazado por mi y Mesa,para poder ver a la bestia cobraba fuerza. Por fin llego el día,los  preparativos
comenzaron  a  mediodía cuando  recogí a  Tio Mesa  en las  Herrerias,y desde  allí partimos hasta el "Lagunazo",para no
llamar  la   atención dejamos  el  coche semioculto,mucho  antes   del dique,y  desde  allí fuimos   andando  hasta las
inmediaciones del  paraje,dónde habíamos estado días anteriores.


Nuestro pequeño equipo estaba formado por una escopeta,cuchillo "jabatero",binoculares,hacha,y un serrucho de poda para  cortar
las ramas que nos harían falta para hacer el chozo,y  observar con mucha suerte la entrada de la bestia. A medida  que la
tarde avanzaba el pequeño chozo fue tomando forma,la numerosa vegetación de la zona nos ayudó en su ejecución. Poco antes
del crepúsculo, nuestro chozo estaba terminado,la adrenalina comenzaba a apoderarse de nosotros, cuando la noche de  forma
gradual nos envolvía. El canto lúgubre del búho real que  anidaba en la corta comenzaba a percibirse. Poco a poco  la luna
llena con  todo su  esplendor comenzaba  a reflejarse  sobre el  agua del  dique,la visión  que teníamos  de la zona era
perfecta,no podíamos  movernos en  aquel pequeño  chozo,pero mirábamos  a través  de sus  troneras el  espacio por dónde
debería aparecer la bestia. Los primeros jabalíes fueron apareciendo,seguidos por algún zorro y otras alimañas que  ante
la seguridad que ofrecía la noche  salían a cazar por los terrenos  anexos al dique. El silencio de la  noche se quebraba
por momentos con  el croar de  las innumerables ranas  que poblaban las  aguas del dique....pasaron  unas horas y  nada,
nuestro inquilino no aparecía,pensé por momentos que el  revuelo que se había formado días anteriores,por la  noticia de
Juan Antonio,habría afectado a nuestra bestia,desapareciendo del  lugar y tomando otros sitios del vasto  territorio que
tenía como propio. Poco a  poco las horas pasaban  lentamente,la fría noche del  mes de Octubre llegaba  a su fin y  por el
horizonte se vislumbraba claridad,los jabalíes con la llegada del día retornaban de nuevo a la seguridad del sotobosque.

Ya íbamos  a salir  del chozo,cuando  por una  de las  entradas al  sotobosque vimos  cómo la  vegetación se  movía,algo
monstruoso caminaba por el entramado  de túneles. Salimos fuera,y presenciamos cómo  se agitaba la vegetación,cómo si  un
fuerte viento huracanado soplara con  fuerza. A medida que avanzaba hacia  lo más profundo, la intensidad  disminuía,hasta
desaparecer. La noticia de la extraña bestia,aparecida en los terrenos del "Lagunazo" no había pasado desapercibida para
el guarda local de los cazadores,el guarda habita en una de las casas reformadas del poblado del "Lagunazo"
se  dedica  entre otros  asuntos  a la  caza  de alimañas,zorros,meloncillos,jinetas,  todo  tipo de  animales  que
se alimentan de especies cinegéticas,  (conejos,liebres y  perdices) pero  que en  ningún momento  desdeña en  dar caza  a jabalies,ciervos y otros animales. 
Conocedor de todo tipo de trampas y artilugios para dar caza a animales de gran envergadura,no dudaría en ningún momento de preparar lazos para atrapar a la criatura. Advertimos su
presencia, que nos vigilaba desde unas  rocas, nosotros en silencio  recogimos todo el material,y  nos encaminamos hasta el  coche,a
un centenar de  metros observamos  cómo el  guarda visitaba  nuestro pequeño  chozo,tarde o temprano,las noticias llegarían
hasta el . Nos  fuimos con la  esperanza de volver otro día,la
bestia había estado a pocos metros de nuestra presencia,pero su fino olfato había detectado algo y no quiso salir de  su
refugio,nos quedaba bastante incertidumbre,las próximas  fechas serian vitales para una  vez por todas ver su  imponente
figura.

Capítulo V

    ..Pepe,el guarda de aquellos terrenos, se había informado  bien de que una extraña criatura rondaba por  aquellos parajes
sin tiempo que perder y dado la envergadura del  animal,preparó varias trampas, consistente en lazos de cables de  acero
y las dispuso por todo el vasto territorio dónde el animal habita.
Con una amplia abertura del lazo, las colocaba en las entradas y salidas, por donde los guarros pasan para revolcarse sobre el fango y lodo ,el lazo lo sujetaba a una roca o arbusto,con 
la intención de atrapar  y ahogar al  animal,cómo una especie  de soga. Bien conocedor  del terreno escogía  los lugares más
frecuentados por los guarros.

Yo mientras  tanto,había mantenido una charla con Juan  Antonio,que se  quejaba de  que la  gente no  lo creyera.
.-¡Pues yo te creo,Juan Antonio!...y  tengo varias  razones para  creer,la primera  son unas  enormes huellas  aparecidas en  el dique,la
segunda, es la versión que  escuché días atrás de Damián  el pastor que habita en  el "Campillo" y ahora la  tercera esta
tuya,creo  por  las  huellas  aparecidas  en   el  dique  de  que  se  trata   de  un  enorme  jabalí,pero  aún  no   lo
sabemos
..-repliqué.
.-No te lo puedo asegurar,pero  sea lo que sea es  monstruoso,a
mi me dio la sensación de un enorme oso grizzly,pero no dije nada,la gente me tomaría  por idiota,lo que sé es que
desapareció de forma fantasmal en esos parajes anexos al dique..-
replicó un asustado Juan Antonio..-puede  ser buena tu
versión de que se trate de un oso escapado de un  circo,pero el oso  es un animal  omnívoro ,que se  alimenta de todo  lo que
encuentra en el campo, come frutos,bulbos,raíces y todo animal que le sirva de alimento,e incluso las ovejas hubiese atacado,y
en casos extremos no dudaría en atacar al hombre,las huellas que  vimos en el dique no se trata  de un oso,pues el oso posee  zarpas,es un plantígrado que apoya toda la superficie en el
suelo y estas huellas eran de pezuñas... por lo tanto se puede  tratar de un enorme jabalí,que la naturaleza de forma prodigiosa haya engendrado..-
repliqué



Las trampas preparadas por Pepe el guarda, la tarde anterior, iban a ser visitadas llegado el día,Pepe acompañado por su
perro de raza braco,flanqueaba el  sotobosque buscando los primeros lazos,sin  que nada los hubiese tocado,continuó  más
adelante bordeando los barrancos con las entradas al dique y  nada. A punto de terminar de ver todas, advirtió que uno  de
los lazos  dispuesto sobre  una joven encina   había desaparecido,se  acercó hasta  el arbusto  y pudo comprobar que
había sido arrancado de cuajo. La encina,   de casi dos metros, se encontraba  a una distancia considerable,abriendo  paso
hasta el arbusto, pudo comprobar  que estaba destrozada,manchas de sangre  teñían la vegetación circundante. El lazo  no se
encontraba en la  encina pues había  sido partido por  la fuerza bruta  del animal. Armando  de valor, continuó siguiendo el
rastro que había dejado la criatura malherida,pero a  unos metros comprobó cómo algo monstruoso avanzaba en  dirección suya,destrozando la exuberante vegetación,que no oponía resistencia alguna,en esos momentos de incertidumbre,pensó en la insensatez que había cometido al enfrentarse solo
con la defensa de  un cuchillo "jabatero" a una criatura desconocida   que irremediablemente le embestía. La  vegetación
que rodeaba al guarda, entorpecía sus movimientos e impedía una huída. Sin tiempo para gritar y pedir auxilio, el cuerpo de Pepe fue
embestido a la altura del pecho,quedando  prácticamente noqueado,aturdido, trató de reaccionar, pero nuevamente la bestia se abalanzaba con una  segunda embestida que  le alcanzó el 
cuello,seccionando la yugular,con sus enormes colmillos y la sangre comenzó a brotar,tiñendo de rojo,el color verde de su cazadora,mientras la vida expiraba. El cuerpo de Pepe yacía rodeado de un reguero de sangre que brotaba sin cesar.

La bestia,una vez consumada su venganza desapareció en  aquella
jungla  de  arbustos y  zarzamoras. La  imagen que  ofrecía  el cuerpo  de  Pepe, era  dantesca,con  innumerables heridas
mortales,al igual que ocurrió con el  perro,la bestia se había ensañado con  el hombre,había pagado caro el tributo  por
dar caza de un modo ilegal y salvaje.



Pocos días después,Ramón Diaz,que trabaja en el mantenimiento de la casa bomba del dique,extrañaba que su gran amigo Pepe,no aguardara a las puertas de la casa, para ofrecerle café,pues la ruta de Ramón desde Tharsis, pasa a poca distancia de la casa. Sólo el fiel perro de raza braco, permanecía por el alrededor de la casa,lanzando lastimeros ladridos,comunicando que algo terrible había sucedido a su dueño . Esta circunstancia hizo que Ramón bajara de la motocicleta y llamara a la puerta de madera,sin obtener ninguna respuesta,preocupado comenzó a buscar por alrededor de la casa,mientras el perro hacía gestos,que Ramón no comprendía,indicando el lugar en el que yacía el cuerpo sin vida. En el cobertizo se encontraba la motocicleta,utilizada diariamente por Pepe,para visitar los lugares del coto,este hallazgo,sin duda reveló que algo había sucedido,pues la motocicleta y el perro constituyen para el guarda un apéndice de su cuerpo. 
..-¡Que raro,me parece esto,pues  está la moto,pero Pepe  no está!..-exclamó Ramón,en silencio. Sobre  el cabezo a
unos cientos de metros se encontraba,como cada día Francisco "Camalarga" y hasta allí dirigió sus pasos Ramón,al  llegar
hasta él  pregunto por  Pepe
..-¿Francisco,has visto  a Pepe  por aquí?...hace  días que  no le  veo y la moto está en el
cobertizo..-
replicó,Ramón. Francisco,era   duro   de   oídos   y   no   escuchó   una   primera    pregunta..-¡Cómo,que
dices!..-
exclamó,Francisco. Una segunda pregunta por  parte de Ramón,intensificando el sonido,fue ejecutada..-¿Que si  ha visto usted al  guarda Pepe?..-ah, el guarda,hace días que no lo veo  ¡Pasa algo!.-exclamó,Francisco,preocupado..-hace días que que no le veo,y en el cobertizo se encuentra la motocicleta y el perro ronda por la casa lanzando lastimeros ladridos, me parece todo muy raro..-replicó,Ramón.


A su vuelta para Tharsis,Ramón comentó la noticia en la zapatería de Melchor Gomez,al recoger unas botas que tenía  para
reparar,Melchor prestó mucha atención, pues Pepe era un excelente guarda, experto y conocía a la perfección el terreno por
dónde caminaba.Desde  la zapatería  de Melchor,hasta  la barbería  del maestro  "Chaparro" ...la  noticia se difundió y propagó
rápidamente. Pepe contaba con  buenos  amigos  en Tharsis  y  pronto  se  organizó un  grupo  de  personas  para salir  en  su
búsqueda,aunque antes de buscar tuvo que ser derribada la puerta de su casa,pues podría haber fallecido en su interior. Descartada la posibilidad de fallecimiento en el interior de su vivienda ,fue avisada la guardia civil, comenzando la búsqueda que  se alargó entrada la noche. Sin que la primera  búsqueda diera
resultado positivo, el centenar de personas se retiraron a sus casas para continuar a la mañana siguiente. Con mayor número de
personas comenzó una segunda búsqueda. Se miraba sobre todo en pozos y otros sitios de extremado peligro,pero sin ningún
resultado...hasta que  llegaron  al imponente  sotobosque  de vegetación  exuberante  e impenetrable.Bordeando  el  sotobosque
los perros penetraron unos metros  y se escucharon unos ladridos. Por fin un reducido grupo de personas llegaron a la altura
de los perros,y pudieron  presenciar in  situ la  dantesca escena  delante de  sus ojos. Cómo  si una  fuerte batalla se hubiera
librado en aquel extremo del sotobosque,aparecían arbustos destrozados,teñidos de sangre de color rojo y semioculto  entre
la vegetación,el cuerpo destrozado de  Pepe. Muchas personas no pudiendo resistir  la escena, trataron de cerrar los ojos,aunque 
otras, sufrieron náuseas,  al contemplar vísceras y otros órganos esparcidos entre los arbustos. El  grupo de personas que  encontró el  cadáver, tuvo que recibir asistencia médica,poco después se avisaba al nutrido grupo que intervino en la búsqueda, que el
cuerpo del guarda había aparecido. Con la llegada del juez de Valverde, el  cadáver fue trasladado hasta el camposanto para realizar una autopsia en lo que quedaba de su maltrecho cuerpo.

Capítulo VI

La  psicosis se  adueñó de  las personas  que habían  encontrado el
cadáver,algunos incrédulos que pensaban que todo era una farsa,tuvieron que cambiar de opinión, pues solamente una criatura monstruosa era capaz de descuartizar,desmembrar y despedazar el cuerpo de una persona adulta .
Consternado todo el  pueblo por la  perdida de Pepe,los  días
siguientes se organizaron batidas hasta el lugar de los hechos.Varias rehalas de perros y cientos de  cazadores,salieron
dispuesto a dar caza a la bestia. Se peinó la zona y los perros lograron entrar en sus entrañas,abatiendo innumerables
jabalíes y también alimañas,pero  ni rastro de la  bestia. Yo no quise  participar en aquellas batidas,sabía  que la
bestia no aparecería,su fino olfato había detectado a muchos kilómetros la  presencia humana  y de perros , había  huido
del lugar por  las innumerables salidas  que contenía el  sotobosque. Pasaron unas semanas,desde  el triste suceso, el
clima de tensión poco a poco se iba calmando,un nuevo guarda de coto fue nombrado. Apodado "Lechuga" habita en un  cortijo
cercano al dique. Mientras tanto me entrevistaba con mi amigo Mesa,querían saber las causas de por qué atacó  la
bestia  y se  ensañó de  ese modo  con el  guarda,hasta prácticamente  destrozarlo. Transcurridas  unas semanas  del
suceso,con todo en calma, nos acercamos  hasta el lugar de los hechos...Mesa,  con toda su experiencia dio  una vuelta
por el terreno,y comprobó la existencia de lazos de cable de acero para dar caza a jabalíes.
Algunos  de  los lazos  contenían  jabalíes,estrangulados, por  el  abrazo mortal  del  cable de  acero,en  periodo de
descomposición, por las semanas que  habían transcurrido,desde que fueron instalados  por el difunto guarda Pepe. Con  los
acontecimientos que surgieron semanas  atrás y las posteriores  batidas,el lugar parecía tranquilo,nuestra  bestia había
desaparecido
..-¿Pero  dónde  habría  ido,un  animal  de  esas  características,  pues  por  su  tamaño  no  podía   pasar
desapercibido?..-
me preguntaba en silencio.

Francisco, tiene novia en Puebla de Guzmán,varios días a la semana visita a lomos de su moto de cuarenta y nueve
cc marca Puch Condor,a la joven. Una de las noches, al volver para el pueblo,la triste luz del faro no alumbraba suficiente por lo 
que tenía  que aminorar la marcha. A la altura del cabezo  de los "Machos",una criatura monstruosa  cruzó de sur a norte  en
dirección al  cabezo,y se  esfumó en  la oscuridad  de la  noche al  abrigo de  jaras y jaguarzos de la zona. El tremendo
impacto que  causó en  Francisco la  visión, hizo  que abandonara  el trayecto  de la  carretera y   precipitara fuera de
ella,cayendo por un pequeño terraplén. Atenazado por el terror de la visión, abandonó la moto. Con claros signos de  pánico
sobre su rostro, se dispuso a  recorrer hasta el pueblo,una distancia
de varios kilómetros en poco tiempo. Los síntomas que había sentido Juan Antonio  semanas atrás, se manifestaron en
Francisco,cuando comentó los hechos el día después de la tremenda visión.


Sin duda, de nuevo  la bestia había aparecido  de manera fugaz, cómo  las veces anteriores,sembrando el  terror sobre el
que la pudo observar, aunque de modo momentáneo. La noticia nuevamente causó impacto en el pueblo,y la psicosis se
apoderó de la población  que intuía un  serio peligro en  un  encuentro casual  con la bestia. Presentía que la  bestia
tarde o temprano  aparecería,pero  no  sabía  ni  cuando ni  dónde,por   el relato  de  Francisco al  comentar que cruzó
de  sur a norte,estaba seguro  que la  bestia había  vuelto a  su hogar  en el  tremendo sotobosque,que ahora sí  estaba
seriamente amenazado por los habitantes  del pueblo. Los acontecimientos  se  precipitaron,días después de la visión  de
Francisco. Produciéndose un tremendo incendio provocado en  varios puntos del sotobosque. Las llamas comenzaron a  devorar la
pequeña  jungla de  plantas autóctonas:  zarzamoras,brezos,jaras y  todo tipo  de vegetación,dónde  los tojos  semisecos
elevaban  las llamas  a gran  altura. En poco  tiempo el   fuego destruyó  lo que  la naturaleza  había tardado  años  en
construir. Cantidad de animales sucumbieron,asfixiados y quemados. Multitud de aves que vivían cobijadas bajo su  manto
abandonaron el lugar. Las   rocas quedaban desnudas  de sus abrigos  vegetales e innumerables  cuevas aparecían sobre  el
cabezo. Cuevas que enlazaban  lugares secretos,  desconocidos por  la población  aparecían, así  cómo pozos  de  minas,que
estaban ocultados  por  la  exuberante vegetación. Días   después ,el  panorama  que  ofrecía la   zona era  desolador,el
color  negro y  gris había  sustituido al multicolor de  las plantas y arbustos del ecosistema. La  bestia no volvería  a
ocupar estos lugares ahora  desolados,había pagado caro el tributo por el fallecimiento de Pepe el guarda.



Semanas después del incendio, las fuerte lluvias  caídas arrastraron cantidad de sedimentos hasta el  dique ennegreciendo
sus aguas. Tan solo se había salvado de las llamas una pequeña porción de terreno anexa al dique por la parte del ladrón. Un
manto de zarzamoras se extiende,por el barranco,que desciende por terrenos tortuosos, con higueras diseminadas y adelfas que poco a poco van siendo engullidas por
sus ramas de púas afiladas. Quizás la  bestia pudiera haber permanecido en  sus entrañas, mientras el fuego  devoraba la
zona del cabezo y la parte norte de los terrenos anexos al dique. Con curiosidad, por ver los terrenos antes  ocultos,nos
acercamos yo y  "Tio  Mesa",hasta  el  cabezo  que  baja hasta  el  dique,innumerables  cuevas  y pozos aparecían
descubiertos, desentrañando secretos. Antiguas galerías de minas que conectan al  interior del cabezo, permanecen abiertas. De
pronto sobre una de las galerías con amplitud de puertas,advirtió Tio Mesa, unas pisadas sobre el suelo embarrado,unas huellas que
sin duda coincidían con  las que  aparecieron meses  atrás en  el barrizal  del dique  .
.-¡Ismael,ven,observa estas huellas!..-
exclamó Mesa, con  signos inequívocos de haber  descubierto la guarida dónde habita la bestia.
.-¡Ostias,pero  si son
idénticas a las que aparecieron en el dique!..-
exclamé, con claros síntomas de temor.

Tio Mesa,penetró unos metros en la galería,observando que las huellas se adentraban hacia el interior,sin una luz que le
guiara en la oscuridad, pronto abandonó dicha empresa,reunido conmigo,acordamos una visita para el día  siguiente. La
visita a  la galería  sería peligrosa,por  la envergadura  del  ser  que la  habita,o la  hubiera habitado, ya que  el
terreno con el incendio producido había cambiado. La mañana siguiente amaneció nubosa,negras nubes sobre el horizonte así
cómo la dirección del viento   presagiaban lluvia. Recogí  a Mesa  en  Minas de Herrerias,el  desafío  para nosotros
iba a  ser difícil,al no  saber a  lo  que  nos enfrentábamos. La  misión  de  desenmascarar a la  bestia, había comenzado. Bien
preparados  con linternas, escopetas,cuchillo "jabatero, comenzaba por fin una aventura apasionante y peligrosa. Sobre la
casa de  bombas  dejamos el coche. El  terreno, antes impenetrable,  ofrecía una imagen  totalmente distinta,las lluvias
de semanas  anteriores, habían infringido profundas huellas en el contorno,que al no contener vegetación, habían erosionado la
tierra quedando las piedras desnudas. Una lluvia fina, comenzaba a descender desde el oscuro cielo sobre nosotros,convirtiendo el lugar en sombrío y lóbrego. Al llegar a la  altura
de la  galería,comenzamos a preparar  el material que  nos conduciría hasta  el interior,con linternas  de  petaca
sujetas  en cascos de minero por medio de fixo,para tener ambas manos libres para sujetar la escopeta,sobre nuestras cinturas lucian
cuchillos  "jabateros" de  amplia hoja,para  defendernos  en  caso de  necesidad. Comenzamos  un  descenso suave  hasta  el
interior,sobre el suelo  de la galería se podía observar huellas de jabalíes de buen tamaño, que se fusionaban con los  de
la bestia,por lo que  intuímos que  la galería tenía salida hacia el  exterior. El silencio era total,sólo quebrado por  las
continuas gotas de agua que  caían desde el techo. A un  centenar de metros se llegaba  a una sala con varias  salidas,la
abertura izquierda comenzaba  con un ascenso y a lo  lejos se vislumbraba claridad,el fuerte olor  a azufre disminuía  a
pocos metros de la boca,que daba   a un barranco sin caudal de  agua, con vegetación alrededor semiocultando la  galería
por  dónde entraba  y salía  la bestia,a   una amplia  zona de   monte bajo  diseminados  con  eucaliptos,madroñeras y
brezos. Volvimos para  atrás  sobre  nuestros pasos  hasta llegar   a  la sala,,  dónde   cogimos por   la  otra  abertura
derecha,aún  mas larga,  que  nos conducía  hasta  la pared vertical,donde anida una importante colonia de grajillas,semioculta, con vegetación y seguida también por jabalíes.


La primera exploración arrojó un resultado positivo. Dichas  galerías comunican ambas partes del  cabezo
por dónde aparece y desaparece la bestia, sin que sea  advertida su presencia,pero aún quedaba más galerías que explorar  y
en una de ellas quizás estuviera el refugio  dónde la bestia permanece durante el día,agazapada, esperando  la llegada
de la  noche. Poco  a poco  el cerco  se iba  cerrando,nuestro enfrentamiento  con la  bestia se  acercaba a  medida que
explorábamos el  cabezo,pero aún  quedaba galerías  por visitar  y poco  tiempo, pues  la tarde  de sombras infinitas iba
cubriendo todo y la noche era aliada de la  bestia. De vuelta para casa,con la noche acechándonos ,al cruzar  el puente
romano a la  altura del dique,observamos cómo algo  trataba de guarecerse  de la lluvia  que caía. Actuamos de pronto, como resortes sincronizados,bajando del vehículo y
alumbrando con  las linternas el lugar,pero sólo pudimos  ver cómo desaparecía en la espesura  de
las zarzamoras,una criatura diabólica. La tremenda  visión nos dejó cohibidos y  eso que tan sólo fue  unos segundos...en
silencio pensé,el sufrimiento que tuvo que soportar Pepe,cuando la bestia embistió,para dejarlo literalmente destrozado...comencé a temblar,por fin aunque fugazmente,habíamos presenciado la bestia,como ocurrió a Damián,Juan Antonio y Francisco.



...No había dudas,tras  el gran incendio  sufrido un mes  atrás en su  hábitats  natural,donde el  cabezo y sus galerías
ayudaron a la  bestia a escapar  y alejarse de  la zona,ahora un  mes después y  tras volver de  un tiempo ausente,había
encontrado refugio en la pequeña porción de terreno que el fuego no había devorado. Tras los muros del dique, se  extiende
una zona de  zarzamoras adelfas e  higueras diseminadas,que llega  hasta la carretera  que enlaza Tharsis  con Puebla de
Guzman. El arroyo nace  en el cabezo de  "Madroñal" las aguas recogidas  en sus cumbres baja  hasta sus pies,formando un
barranco que serpentea por las  tierras bajas,hasta el mismo dique  dónde sus aguas se fusionan  con las de la mina  del
"Lagunazo". Aguas de color rojizo de las entrañas de la mina,que desaparecen tras cruzar por debajo del puente romano  en
el campo infinito de jaras jaguarzos y brezos. Este barranco flanqueado por adelfas de bellos colores,se abre en  abanico
al llegar hasta el  muro del dique dónde  lo bordea formando una  maraña impenetrable de zarzamoras,adelfas,jaguarzos  e
higueras. Un hábitats excelente para que en sus entrañas encuentre refugio multitud de mamíferos, aves y reptiles.

Capítulo VII



Diseñaba y planificaba junto a  Tio Mesa,el ataque definitivo contra  la bestia,que quedaba arrinconada sobre  la
porción de terreno antes  descrita,para ello deberíamos contar  con una rehala de  perros dónde estarían por  supuesto los
podencos paterninos, regalo de mi  tío Juan de Paterna del  Campo. También deberíamos cambiar las postas  por balas,pues la
dura piel de la bestia  rechazaría dicha munición...Tio Mesa poseía  varios rifles de cerrojo marca  Remington. Las balas
para hacer daño a la bestia serian del tipo Winchester Magnum calibre 300. Tio Mesa,cómo cazador experto se decidió  por
los rifles,pues a diferencia de las escopetas,el rifle posee mayor poder a una distancia considerable en detrimento  de
el radio de acción de las postas que abarcaban  un amplio terreno al se disparadas desde la escopeta  con cartuchos,pero
con menor poder de penetración. Los preparativos para dar caza a la bestia habían comenzado,la rehala formada por perros
de distintas razas donde sobresalían los podencos  paterninos estaba formada de,presa canario,bracos y algún dogo,hasta
llegar a un total de veinte de la prestigiosa rehala de Daniel "El Herrerito" que los cedió gentilmente a Tio Mesa,para dicha
misión. Un pequeño sabueso para rastrear cerraba el equipo. La estrategia sería muy fácil,pues el muro del dique constituye una 
barrera infranqueable para  que la  bestia pueda  huir,pero necesitaríamos  al menos  unas personas  para que guiaran los
perros hasta,las entrañas de la  porción de terreno dónde  se encuentra la bestia,oculta.  Para ello nuevamente me  entreviste
con Román y otros  amigos que aceptaron  a duras penas  pues la psicosis  de las pisadas  y los posteriores  acontecimientos
surgidos habían causado mella en sus pobres espíritus.

Una mañana soleada amanecía sobre  Tharsis,yo y Mesa teníamos todo  preparado para la aventura  con  tintes peligrosos
que nos esperaba. Los urreadores fueron llegando a mi casa mientras Tio Mesa y Daniel "El Herrerito" junto con la rehala de
perros, aguardaban junto a la entrada del carril que conduce hasta el "Lagunazo". Reunidos todos, planeamos la estrategia a
seguir. Yo y  Tio Mesa,nos acercaríamos andando hasta los terrenos adyacentes,cercanos al muro,sin levantar sospecha, con el viento de cara, para que la bestia no nos pueda delatar con su fino olfato, para apostarnos   sobre rocas en lo  cabezos  circundantes.
Mientras Daniel ,con los urreadores y la rehala de perros avanzarán por el barranco peinando la zona. Sin hacer el menor
ruido y con el viento de cara, nos apostamos obteniendo una amplia visión de toda la zona Pasadas  una hora  los rehaleros  soltaron los  perros,junto con  mis podencos . La rehala,como
estaba planeado avanzaba por el barranco,ladrando y levantando jabalíes de poco tamaño encamados sobre la solana,también
algunos zorros,fueron sorprendidos por los perros que se apresuraron a huir. De lejos Tio Mesa y yo,escuchábamos los
ladridos y voces de los urreadores que avanzaban a buen ritmo por el barranco. Nuestros rostros,reflejaban la tensión  que
estábamos viviendo cada uno, con los rifles Remington, con mirillas observando la zona por dónde la bestia debería  aparecer
de un momento a  otro. Las voces y ladridos  se escuchaban más nítido,los  primeros jabalíes de buen  tamaño comenzaban a
salir de sus guaridas,mientras el nerviosismo,ansiedad se apoderaba de mi ,debido a mi inexperiencia en este tipo de caza,sintiendo que un disparo sin sentido, podría echar todo a perder.

A un centenar de metros de la llegada de los perros,una  figura monstruosa enorme emergió de pronto desde la espesura,por  la
parte dónde estaba apostado Tio Mesa,que encaró su rifle y aguardó que la bestia se pusiera a tiro. Un disparo  seco
sonó de momento...impactando en  la dura piel de  la bestia,que embestía con  todo,acercándose hasta la posición donde se encontraba mi amigo. Sin tiempo para cargar  de nuevo el
rifle,y ante la  proximidad de la  bestia,Mesa abandonó el  arma y huyó  hacia donde me encontraba, lanzando gritos de
terror.
.-¡Socorroooooo  auxilioooooo!...pero las  poderosas zancadas  de la  bestia,dieron  alcance,debido a que el terreno como sucediera con Pepe el guarda, obstaculizaba la huida.

Atenazado de terror sacó  como pudo  el cuchillo,para hacer frente  a la  bestia descomunal,que lucía unos colmillos  enormes, los cuales lograron clavarse en el brazo,para zarandear ,agitar y sacudir a continuación,el cuerpo, que oscilaba de un lado para otro,tiñendo de sangre el entorno. Como si de un muñeco de trapo se tratara, la bestia arremetía una y otra vez contra el cuerpo ya sin vida de Tio Mesa. Todo esto ocurría en décimas de segundo,pues existía entre yo y mi compañero un trecho, el cual me impidió actuar con celeridad,en cuanto se produjo el violento ataque.
Temblando de terror,pero  con rabia,logré a duras penas ponerme a la altura de la bestia,cegada,obcecada y empeñada en destrozar el cuerpo ya sin vida de mi compañero...mis manos temblorosas,bailaban en la empuñadura, pero la sensación de vengar a mi compañero,pudo contrarrestar el miedo y efectué un disparo a corta distancia que impactó sobre la zona del cráneo produciendo la muerte instantánea del animal ,cayendo abatida junto al  cadáver de Tio Mesa. Los  perros, pronto
llegaron junto a la bestia,mordisqueándola, mientras yo me derrumbaba, junto  al cadáver de mi amigo,y las primeras lágrimas comenzaron a aflorar  de mis enrojecidos
ojos. Al poco tiempo llegó Daniel  y los urreadores. La dantesca escena se  volvía a repetir,una nueva vida humana  se
había cobrado,pero la bestia estaba abatida. Rodeando la boca casi a la altura de los ojos se podía observar la tremenda
cicatriz,que le  había causado  el cable  de acero  de Pepe  el Guarda.  Horas después  el cuerpo  sin vida de Tio Mesa,era
transportado hasta el  cementerio de Puebla  de Guzmán. Sus ancianos  padres acudieron de  momento a ver  el cuerpo de su
hijo...que se encontraba en una situación lamentable,con múltiples heridas por todo el cuerpo. Los responsables no permitieron que
el cuerpo de Mesa se pudiera observar,pues el  shock e  impacto de  la imagen  sería perjudicial  para los  ancianos y las personas que lo visualizaran. Con llantos  que contagiaron a los
presentes,los ancianos padres se retiraron a la espera de la autopsia.


Al día  siguiente,la comitiva  fúnebre partió  desde la  iglesia,detrás, a  pocos metros  del coche, iba yo,junto con los
urreadores  y Daniel. En  silencio, acompañábamos  el cuerpo  sin vida  del gran  "Jabatero" seguido  de todo  el pueblo  de
Herrerias,Puebla de Guzmán  y Tharsis. Cómo diría  un militar Tio  Mesa, falleció, en  acto de servicio,su  bravura y valentía
será recordada para siempre. Numerosas coronas,fueron depositadas junto  al nicho. En silencio, el grupo de  amigos que
habíamos intervenido en la aventura nos quedamos hasta última  hora en el cementerio. En cuanto a la bestia,hicieron  falta
casi una decena de hombres, para transportarla,hasta el camión,que aguardaba junto al carril. Los que la observaron
quedaban estupefactos,anonadados. Transportada en el  camión,fue llevada hasta  el pueblo,y depositada en el
llano del  casino. Personas  de numerosos  pueblos,del Andévalo  Occidental, viajaron  para observarla...un  prodigio de  la
naturaleza,algo  insólito que  la naturaleza  nos brinda  en algunos  momentos de  la vida. Infinidad de fotografías junto  a la
bestia,por parte de fotógrafos locales,inmortalizaron la imagen  para la posteridad. En cuanto a mi persona y  las personas implicadas en la aventura, fuimos sometidos
a innumerables preguntas,por parte de las  fuerzas locales y provinciales. Desde el cielo,Tio Mesa  nos
sonreía,por fin habíamos acabado con la leyenda,que tanto terror y miedo había causado.


FIN


El gran jabalí......Un relato de Marcos Tenorio Márquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario